Hacer música “desde una profunda alegría o grandísimo dolor”. Entrevista exclusiva a Titín Naves de 113 Vicios

Fotografía tomada del faceboock de Titín Naves

Por: Sandro Díaz

El pasado 17 de Mayo, Avelino Titín Naves, cantante y bajista de la mítica banda 113 Vicios de la ciudad de Comodoro Rivadavia, localidad de la provincia de Chubut (Argentina), se presentó por primera vez en Río Gallegos (capital de Santa Cruz) para brindar un show acústico donde interpretó canciones de su ex banda, escenario propicio para también aprovechar de dialogar en detalle con Patagonia Rock. 

Para entrar en contexto, 113 Vicios se formó en 1989  integrada por Titín Naves, José Luis Jara, Claudio Ramírez, Alakrán Márques y Marcos Azócar, quienes quedaron grabados en la historia de la música de la Patagonia Argentina por su sonido Pos-Punk y Rock and roll, con letras que retratan la idiosincrasia de los que vivimos justamente en este apartado rincón geográfico.

Con una actitud rebelde frente a una joven democracia con vestigios de las dictaduras y con solo dos discos :  Crudo (1995) y Disco Negro (1999), 113 Vicios llegó -entre idas y vueltas- a dar su último recital despedida en diciembre de 2013. Fue entonces cuando dijeron «hasta siempre», nada más ni nada menos que ante más de 9.000 personas que esa noche llegaron hasta el Predio Ferial. Luego vendría la dedicatoria de un documental y un disco tributo, material que da cuenta y reconoce el legado «en vida» de la agrupación chubutense.

113 Vicios fue una banda que retrataba la realidad con sinceridad ¿Fue apropósito?

Titín “Cuando yo digo por una calle de tierra voy embarrado hasta la pera, voy sufriendo de amor, voy en una calle de tierra por que vivíamos en los barrios bajos de Comodoro Rivadavia y cuando salíamos volvíamos con los estados alterados … Era parte de nuestra vida; leer, salir, beber vino tinto, fumar, experimentar”.

Tiempos violentos

“Éramos ávidos lectores, leímos acerca de lo que era el Mayo Francés y éramos todos una manga de zurdos que queríamos cambiar el mundo”. Inmediatamente reflexiona: “creo que ahí está la clave de la vigencia, en la sinceridad de que se cuenta, todas las letras que se escribieron desde una profunda alegría o grandísimo dolor, pero era la realidad que estábamos viviendo, por ahí eso se emparentó con la realidad masiva, esos años 80 y 90 tan raros para nosotros y tan al palo a nivel gubernamental, vivimos un cambio de gobierno militar a uno democrático”. “Fuimos una generación gomitada hacia la nada”.

Generaron algo con todo lo que pasaba

Alguien dijo en la sala de ensayo que es un deber, denunciar, decir que la policia esta mas trucha que ayer, es un deber decir que los políticos son unos reverendos hijos de puta. Nosotros éramos los rebeldes, nos buscaron como en el proceso miliar uno por uno en nuestras casas. Nos pegaron, nos dejaron sin comida, estuvimos detenidos. El juez dictaminó diez días de prisión inexcarcelables por agraviosa constitución pública por (la canción) «Pagar para ver «, en plena democracia. Hay se creó todo un mito y bueno, de hay no paramos”.

Cabe destacar que en el primer año y según informó el sitio web Rock.com.ar, la banda “realizó un recital emblemático para el aniversario de FM Alfa, en diciembre de ese año. Aquel recital terminó mal, con algunos de sus integrantes tras las rejas. Su nombre, por aquel tiempo era «C1-113 Vicios». Su primera parte hacía mención a las patentes de los tristemente célebres Ford Falcon heredados del Ejército de la dictadura militar por la Policía Federal.”

Volviste al escenario ¿Qué sientís cuando estás arriba?

“Cuando estoy en escena, estoy en mi casa. Es uno de los mejores lugares en donde puedo estar en el mundo, mi lugar en el mundo es el escenario, en donde puedo estar realmente feliz … se me ve el alma, no puedo hacer una canción sin pasión”.

¿Por qué escribir una canción triste o oscura?

“Los psicólogos son caros” (nos reímos).  “Uno a veces carga con cosas además”, siguió. “Esas canciones triste son como sacar ropa, sacar peso, pero a la vez transformarlo en algo lindo y devolver todo eso feo que tenés en la mochila, hacer un feedback con la gente y tratar de tocar un nervio de las personas”.

¿Depura?

“Si obviamente decanta, sana, hace de herramienta espiritual, no te permite bajar los brazos, yo creo que creo que la musica me a salvado de muchas cosas feas”.

¿Cómo ves la música hoy en la Patagonia?

“Hay gente que esta haciendo trap y rap con un compromiso social bastante importante”, comenta, a pesar de confesar que nos son estilos de su gusto. Además destacó la presencia de grandes solistas como Gaby Caniza  y bandas como: Shaman y Los Pilares de La Creación, Los Cheremeques y Las Piedras. La crítica vino sobre la significativa proliferación de bandas tributo, sobre todo durante los últimos años.

Autor entrada: Revista Patagonia Rock

Somos un medio de comunicación digital especializado en la difusión y cobertura de la escena musical emergente de la región de Magallanes y la Patagonia en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *