Los cuatro cielos – Trilogía de Sebastargo

Demo I

Resalta la potente voz de “Sebastargo”;  precisa afinación, utiliza el músculo maxilofacial e impecable modulación. Notable emisión vocal, expresiva, adornada por el vibrato y matices guturales; junto a los arreglos de guitarra clásica que despliega durante la composición. Ya sea a través de arpeggios a pulso o rasgueos destellantes. En “Los cuatro cielos”, “Sirena”, “Llorona” e “Isla del cadáver”, el músico nos evoca un paisaje tanto chileno como argentino que fluctúa entre la oscuridad de la mente y la luz del corazón de manera extremadamente balanceada, tal como lo haría la emblemática cantautora Violeta Parra. Este demo, grabado en la sala de música de la escuela Punta delgada en San Gregorio, conserva la acústica y reverberación del lugar.

Demo II

Reminiscencia de su anterior registro, presente otra vez, el elemento ternario, común en el folclor. Esta vez, desde el living de su casa, son cuatro piezas a dos guitarras, con el aporte de Rafael Arriagada, mediante la ejecución de una guitarra electroacústica Ibanez AW70. Sebastargo nos deleita con Luna TRI NYL serie SW 133 y su impecable voz;  en la introductoria “Tremal Hecho”, se dejan ver ambos cordados “cantando” a la par. “Animita” es un solemne saludo a la milonga, donde Rafiki, añade ornamentación y espacialidad, a veces siendo “respuesta” a la guitarra de Velásquez y otras, una especie de voces sin palabras. Íntima, lúgubre, reflexiva e intensa es “Alakrán”. “Brujo” nos sumerge en un trance, con arreglos modales que desembocan en cadencias poéticas, terminando con un apasionado rasgueo y un sutil acorde final.

Demo lll

Raudamente se arma la trilogía del cantautor, “No más Hain” (inspirada en la misión San Rafael), “Pedro Ñancupel” (pirata sanguinario de Chiloé de la revolución obrera) “La Fiura, el Trauco y la Condená” (primera creación de Sebastargo) y “Fortuna” (relato verídico sobre la muerte de un gaucho), deja ver una relación estrecha con sus anteriores trabajos, donde confluyen diversos elementos folclóricos, un lenguaje musical propio que rescata y refleja tanto la interioridad del artista como la idiosincrasia regional.

Autor entrada: Gonzalo Manzo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *