Siete Venas y Komowaska pusieron el broche de oro en la noche Clandesta

El telón de la cuarta edición del Festival Patagonia Clandesta comenzó a bajar de la única forma que lo podía hacer, bailando y saltando al ritmo de Siete Venas from del Monte (El Chaltén, Argentina) y la banda local Komowaska, quienes pese a ver vista interrumpida su presentación producto del tiempo, mostraron destellos de lo que será su representativo debut en el Rockódromo, el que en su versión 2017 congregará a partir del primero de enero a más de cincuenta agrupaciones y solistas de todo Chile que estarán atentos a estos entusiastas del ska patagónico.

Por su parte Siete Venas, venía llegando de una breve pero intensa gira por Río Turbio y Puerto Natales previa a su segunda actuación en el Clandesta, pese a lo cual la energía y motivación de esta banda viajera no se vio afectada haciendo presente en la cálida noche puntarenense para presentar su cuarto disco Vivo en Patagonia.

“Estar por segunda vez acá en el Clandesta para nosotros es un orgullo y aparte es re divertido, la pasamos muy bien, estamos haciendo lo que nos gusta así que la verdad estamos felices de la vida estar acá”, comentó Jesús Cubillo (bajo) en conversación con Revista Patagonia Rock.

Autor entrada: Revista Patagonia Rock

Somos un medio de comunicación digital especializado en la difusión y cobertura de la escena musical emergente de la región de Magallanes y la Patagonia en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *